Equilibristas: el libro

Portada del libro Equilibristas

Portada del libro Equilibristas

Equilibristas refleja de una forma directa y muy personal los retos y contradicciones de la maternidad en una sociedad y un tiempo en los que el papel de las mujeres se ha alterado de manera radical. Inmaculada Gilaberte explica en forma de cartas a su hija las difcultades, tensiones y también alegrías del día a día experimentadas por una mujer profesional que no desea renunciar a su carrera, y lucha al mismo tiempo por reconocerse en su nuevo papel como madre.

Este libro no busca dar soluciones, o hacer sofamas públicas. Pretende sobre todo compartir una experiencia compleja, difícil y al mismo tiempo enriquecedora y única: la de ser madre en un entorno que ha cambiado y ha obligado a las mujeres a asumir nuevas responsabilidades, y compaginarlas con los retos que han compartido con todas las mujeres a lo largo de los siglos. En la voz de Inmaculada Gilaberte se podrán reconocer miles de mujeres, y también hombres, que buscan su equilibrio en un tiempo complejo y muy competitivo.

El libro es una propuesta muy original y personal que es capaz de exponer y denunciar las contradicciones y tensiones que sufre una mujer si quiere compatibilizar su carrera profesional y la maternidad. Este es un libro que llegará tanto a mujeres que se plantean el tema de la maternidad, como a hombres que deseen comprender la complejidad de un tema que les afecta de manera muy directa.

Ya puedes encontrar el  libro en tu librería. Y también puedes encontrarlo en:

La casa del libro —   “Equilibristas: entre la maternidad y la profesión”

Algunas opiniones sobre el libro::

Gemma Nierga, Periodista

Pilar Gómez-Acebo, Vicepresidenta de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos



Anuncios

4 Respuestas a “Equilibristas: el libro

  1. Hola Immaculda,

    Estoy deseando leer tu libro para descubrir este equilibrio imposible.

    Seria posible que nos hicieras una charla a un grupo de mujeres llamado agima.

    Gracias!

    Amor Pujol

  2. Querida Inmaculada: acabo de terminar de leer tu libro. Lo he leído casi de un tirón ,algo que no hacía con un libro desde hace 6 años que tuve a mi primera hija. En estos momentos de locura compartida entre 7 horas de trabajo diario- con el riesgo de que aunque “tú estás protegida porque tienes jornada reducida por cuidado de hijos” puedes ser la siguiente en ser llamada al departamento de RRHH para anunciarte tu despido “improcedente” junto con el cuidado de cuatro hijos, el mantener mi pequeña parcela de privacidad y el tener un hogar ejemplar, me doy cuenta al finalizar el día, que es cuando todo se ve totalmente oscuro, que me falta el aire en muchas ocasiones pero que hay que seguir luchando para poder decir: Soy mujer, con un buen puesto de trabajo, con cuatro hijos bien educados, con un matrimonio de más de 12 años de éxitos y con una cierta independencia para seguir siendo yo, como persona, y no la mamá de “x, y, z y w”.

    Enhorabuena por tu libro que tanto apoyo me ha dado estos últimos días y al cual recurriré en malos momentos que seguro habrá en los próximos meses, pues hay que perseverar mucho para ser profesional ejemplar, madre perfecta, esposa ideal, amiga hasta el final…

    • Hola Marga,
      Muchas gracias por compartir conmigo tu impresión de “Equilibristas”, me alegro que te haya gustado y espero que ahora te sientas más apoyada en esta extraordinaria y dificil funcion de la maternidad.
      un abrazo,
      inma

  3. Hola Inmaculada,

    me encontré tu libro casi por casualidad mientras revisaba bibliografía sobre mujeres y género para mi investigación. Aún así, eso de la casualidad lo pongo en duda y, creo que tu libro llegó a mis manos en el momento oportuno y justo cuando lo necesitaba.
    Me parece extraordinaria la forma en que plasmas en tus cartas esos sentimientos que experimentamos todas las madres. Admiro la forma en que haces balance de la maternidad.
    Si me lo permites me quedo con uno de tus fragmentos: “…otras veces… necesito escapar de esa prisión de amor y entrega maternal hacia otras ocupaciones menos demandantes y asfixiantes.” Las mujeres somos estudiantes, como tu bien dices, de un máster maternal que aún tiene que ser recocido por muchos polos de la sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s